Terapia Regresiva

Una terapia para el alma .

La Terapia Regresiva es una técnica psicológica transpersonal. Es una terapia para el alma, más que para el cuerpo, porque los dolores del pasado y del  presente están en ella y eso es lo que hay que sanar, pero el cuerpo es el vehículo.

Buscamos el origen de los traumas en experiencias anteriores, nuestras o de alguien de nuestro sistema parental y trabajamos desde ellas para que el paciente comprenda que ya no le pertenecen y pueda perdonar y perdonarse, y así liberarse de ellos

Pero ¿Qué es un trauma?  Simplemente es el recuerdo de un hecho asociado a una carga emocional. Puede ser un recuerdo personal o sistémico, es decir, el recuerdo puede provenir de una experiencia personal cuyo recuerdo ha desaparecido de nuestra mente paro la CEM (Carga Emocional Negativa) permanece intacta en nuestro subconsciente y desde allí determina, a veces, nuestra conducta, nuestra forma de vida y nuestra respuesta frente a situaciones similares, o la CEM puede provenir de la experiencia vital de un antecesor.

No se trata de nuestra memoria física o genética.  Es la memoria extracelular.  La memoria extracelular está fuera del cuerpo y del cerebro.  Los dolores emocionales no están el cerebro físico, están en el alma, en el espíritu, en el campo extrafísico, en el cuerpo astral, como se le prefiera llamar. Por esto la terapia regresiva es una terapia del ALMA.

Estas cargas emocionales negativas están en nuestro sistema interfiriendo nuestros procesos de comunicación con nosotros mismos y con el mundo, y es necesario vivenciar, sentir en el cuerpo los hechos que originaron la emoción. Para ésto, es indispensable aplicar al hecho las imágenes convenientes, cuestión de la que se ocupa nuestro subconsciente elaborando con esos materiales una historia que dé el conveniente soporte al proceso. Tal vez la historia, si pertenece a un pasado remoto, nunca se vivió así exactamente, pero los dolores físicos y emocionales encontrarán un soporte suficiente en ella para poder ser comprendidos, completados y expulsados del lugar de nuestro sistema en el que anidan.

Por esta razón, la Terapia Regresiva es, fundamentalmente, vivencial e implica “sentir” el cuerpo y experimentar vivamente las experiencias de nuestra vida que están lastrando el alma. En el cuerpo la sensación consciente actúa como “drenaje” del alma, liberando al fin esas memorias, esos recuerdos angustiosos, esas energías lastrantes y, entonces, se produce el alivio. La compresión, súbitamente, surge de la mente. Sin que nos lo propongamos, respondemos de forma diferente, libre y oportunamente. No es tanto lo que hacemos de forma diferente sino lo que dejamos de hacer.

Es importante considerar que la Terapia Regresiva debe ser aplicada como un medio más en un proceso de tratamiento psicoterapéutico, no como algo “interesante” que se hace por curiosidad.

EN RESUMEN, POR MEDIO DE LA TERAPIA REGRESIVA, COMO MEDIO TERAPÉUTICO, LA PERSONA REVIVE LOS HECHOS TRAUMÁTICOS O SIGNIFICATIVOS “NO RESUELTOS” GRABADOS O REPRIMIDOS EN LA MEMORIA SUBCONSCIENTE Y CUYA CEN AÚN ESTÁ ACTUANDO, CAUSANDO DISTURBIOS PSÍQUICOS, PSICOSOMÁTICOS Y DE COMPORTAMIENTO.